LA CALLE PILIES, EL CENTRO TURISTICO FAVORITO
 
La Calle Pilies es la más antigua y llamativa del casco antiguo de Vilnius. Nos revela toda la belleza de la expresiva arquitectura de esta zona de la ciudad, mientras sus casas nos cuentan la historia del nacimiento de la misma. La calle más famosa de Lituania está llena de pequeñas tiendecitas donde podremos adquirir suvenires lituanos, adornos, ropa y por supuesto, encantadores cafés y restaurantes. Es siempre recomendable caminar por esta calle y escuchar a los músicos callejeros que encontramos en ella.
 
Cómo era antes la calle Pilies 
 
La calle fue creciendo a los lados del camino principal que llevaba al Castillo de Vilnius desde las tierras rusas y polacas, siendo mencionado el nombre de Calle Pilies (castillo en lituano), por primera vez en el Siglo XVI. Carrozas reales, legados papales y enviados de otros países, circulaban por esta calle en dirección al castillo. Como era de esperar, la zona de la Calle Pilies fue en el pasado, una de las más prestigiosas áreas de la capital; en ella los nobles construyeron sus casas. También los comerciantes más ricos y los profesores de la antigua Universidad de Vilnius vivían aquí.
Mercaderes y comerciantes pululaban por una de las zonas más amplias de la ciudad y por la Plaza del Ayuntamiento, situada al final de la calle.
Armonía de magníficos edificios y pequeños patios
 
A pesar de que Vilnius ha ardido hasta los cimientos en varias ocasiones, la Calle Pilies ha mantenido su aspecto único y la sensación de antigua arquitectura: pequeños patios, arcadas, galerías, originales escaleras y sótanos. Edificios de distintos estilos arquitectónicos adornan la calle Pilies ofreciendo espectacularidad y comodidad. En la actualidad, en esta calle y a lo largo de todo el año, pueden encontrarse grupos de turistas que no pueden dejar de admirar su esplendor; esplendor que se entremezcla con la sencillez, dándole un aspecto único y encantador a esta zona de la ciudad de Vilnius.
La Casa de los Signatarios, muy importante en la historia de Lituania, se encuentra también en esta calle, en esta casa se firmó el Acta de Independencia el 16 de febrero de 1918. En la actualidad, en el edificio encontramos un museo en el que se exhibe una réplica de esta Acta de Independencia.
 
Calle Pilies, regalos para el hogar 
 
La principal y más importante función de la Calle Pilies fue el comercio. Esta tradición ha sobrevivido hasta nuestros días; en la actualidad puede encontrar aquí comerciantes ofreciendo distintos suvenires lituanos, podrá charlar con ellos amigablemente y conocer las tradiciones artesanales del país, las cuales han ido conservándose generación tras generación. Aquí encontrará fácilmente encantadores regalos que llevar a casa después de su viaje, lo más complicado será decidir qué quiere adquirir, ya que todo es precioso y querrá llevárselo todo con usted.