Si viene a Lituania 46 días antes de Pascua no se sorprenda si se encuentra con una multitud frenética celebrando el carnaval en la calle pidiendo panqueques y dulces. Se trata de un festival invernal destinado a desterrar el invierno e invitando a una primavera temprana. Durante el Carnaval es esencial  degustar deliciosas comidas ricas en grasa y divertirse de acuerdo a las antiguas tradiciones lituanas.
 
Invierno, invierno, ¡márchate!
 
Desde la antiguedad es típico durante el Carnaval lituano comer mucho, cantar mucho, y gritar mucho; ello es debido a que se creía que el ruido despertaría a la tierra helada de su sueño.
El carnaval se celebra antes del inicio de la Cuaresma y el ayuno, por lo que es fundamental llenarse bien con abundante comida. Se creía que cuanto más se comía, mejor iba a vivir y más rico sería durante todo el año, por lo que a veces la gente solía hacer doce comidas.
Una de las principales tradiciones durante el carnaval es llevar máscaras y vestirse como bestias, brujas o temibles demonios. En la actualidad, el carnaval es una de las fiestas  más interesantes y tradicionales de Lituania. Cada año se convierte en un hervidero de participantes enmascarados y disfrazados, comiendo la mezcolanza tradicional y cantando divertidas canciones. También durante este carnaval se hornea el mayor pancake, se organiza una pelea entre los personajes del festiva: Kanapinis y Lašininis y se puede asistir a varios conciertos, entre otras actividades. Por último, el festival finaliza con la quema del símbolo de invierno Morė.
 
La mayor celebración se lleva a cabo en el museo Folclórico de Lituania
 
El carnaval se celebra en toda Lituania ya que todo el mundo está dispuesto a desterrar el invierno de sus jardines, pero la mayor celebración se lleva a cabo en el museo folklórico nacional de Rumšiškės, situado cerca de Kaunas.
Aquí, en el Museo Folclórico de Lituania, se viene celebrando este carnaval desde hace ya más de 30 años. El museo organiza este evento el domingo antes del martes de Carnaval. Cada año, los participantes en el festival son entretenidos por unos 20 grupos folclóricos de toda Lituania. También es sede de una feria de delicatessen, un concurso de máscaras, y una degustación de pancake. Podrá divertirse con entretenidos juegos o montar en un trineo tirado por caballos. Cada año hay nuevas opciones de ocio disponibles. El punto álgido de la fiesta es la lucha entre los personajes del festival Kanapinis y Lašininis y la quema el símbolo del invierno, Morė. 
 
El Museo del Carnaval, no sólo durante el Carnaval
 
Si vienes a Lituania y no es durante el Carnaval, entonces tan sólo tiene que visitar el Museo del Carnaval, fundado en los establos de la mansión Plateliai. Aquí podrá  aprender más acerca de las tradiciones del festival y explorar las impresionantes máscaras. Hay alrededor de 250 máscaras, todos llegadas al museo desde todos los lugares de Lituania. El museo del Carnaval en Plateliai es reconocido como uno de los destinos más atractivos de Europa.