MILES DE AVES EN EL DELTA DEL NEMUNAS 
 
El Nemunas es un ornamento de Lituania, es el padre de todos los ríos. Desde tiempos antiguos ha sido mencionados y descrito en las obras de arte de poetas, escritores, artistas y compositores, no sólo porque es el río más grande de Lituania, si no porque los turistas en particular, se quedan encantados con los paisajes del delta del Nemunas, donde se congregan las aves, y se puede asistir a milagrosos atardeceres.
 
Paisajes generados por las aguas
 
El delta del Nemunas se encuentra elevado a pocos metros por encima del nivel del mar, es la parte más baja de la costa del Báltico. Hay hasta ocho islas deshabitadas y todo el paisaje del lugar ha sido diseñado por el agua: ríos entrelazados, galimatías de canales, lagos, pantanos costeros y marismas.
El delta del Nemunas es un lugar caracterizado por la abundancia de especies de aves. Tienen las condiciones perfectas para instalarse, así que muchas de ellas se establecen y se reproducen aquí, y numerosas especies de aves que pasan con frecuencia se detienen aquí para descansar.
En 1993 el delta del Nemunas fue incluido en la lista de humedales de importancia internacional y con el fin de preservar este fascinante y único paisaje, se estableció en esta zona el Parque del Delta Regional Nemunas.
 
 
El caudaloso río despierta en primavera
 
Si visita el Parque Regional del Delta del Río Nemunas cuando las inundaciones de primavera están en su auge, las vistas serán realmente impresionante y la experiencia, definitiva. Viajará a lo largo de las inmensas praderas inundadas del delta en las que abundan extrañas especies de aves y podrá tomar botes para navegar hacia los solitarios caseríos dispersos. A finales de primavera, aparecen islas temporales bañadas por las inundaciones, que hacen un buen trabajo fertilizando las praderas inundadas. Por lo tanto, los pastos en estas áreas son segados cuatro veces durante el verano siendo su rendimiento muy alto.
 
El mejor lugar para observar aves
 
Un viaje en barco no es el único entretenimiento de la zona. Visite el cabo de Vente, una península cerca de la laguna de Curlandia, situado muy cerca de la desembocadura del río Nemunas. Este es uno de los mejores lugares de Europa para observar las aves migratorias. A veces, hasta 300 mil aves pasan a través del cabo de Vente durante el día y en torno a la estación ornitológica pasan entre sesenta y ochenta mil aves al año. Al llegar, el personal le invitará al museo, donde los visitantes se introducen en el paisaje de la laguna y su característica vegetación y aprenderá sobre los animales habituales que normalmente se suelen encontrar.