Los lituanos protegen y cuidan su folclore. Los padres narran cuentos y leyendas, cantan las tradicionales canciones de cuna a sus hijos pequeños y les enseñan las danzas populares. Así es como se transmiten las tradiciones de generación en generación. Por lo tanto, todos los lituanos conocen al menos unos cuantos proverbios, chistes o adivinanzas, y saben cómo celebrar las fiestas de acuerdo con las antiguas costumbres de Lituania. Y por supuesto, tienen innumerables leyendas acerca de todos los lugares del país. Tal vez la mayor parte de las leyendas versan sobre el gran roble de Stelmužė y la piedra Puntukas.
 
La rica historia del roble de Stelmužė 
 
Se dice que es uno de los robles más antiguos de Europa, siendo más antiguo incluso que el nombre de la propia Lituania con alrededor de un millar y medio de años. El roble Stelmužė y todo su entorno son un recuerdo del pasado. Cuenta la leyenda que el fuego sagrado ardió bajo las ramas de este árbol y se ofrecían sacrificios al antiguo dios lituano Perkūnas.
Este roble podría decir mucho sobre los grandes duques de Lituania que en ocasiones venía aquí para cazar. Escuadrones enemigos armados se preparaban para atacar a Lituania y los lituanos, que querían contrarrestar los ataques cruzados, también marcharon por estos lugares. Una vez, se encontró el esqueleto y el fusil de un soldado del ejército de Napoleón escapado de Rusia en los huecos del roble. Las leyendas dicen que el soldado se había preparado a sí mismo un escondite en el hueco de roble.
Las personas mayores también cuentan historias sobre tesoros escondidos bajo las raíces del roble Stelmužė o dicen que se puede entrar en el roble hueco y descender al inframundo desde allí. Sin embargo, existen otras leyendas sobre cómo la parte superior del roble Stelmužė desapareció, ya que la altura del árbol no es tan sorprendente como su grosor; para poder abrazar este roble, se necesitan, al menos, ocho hombres. Se cree que fue necesaria la copa del árbol para detener al malvado rey: algunos siervos la cortaron y bloquearon la carretera, por lo que el este señor maligno no pudo pasar.
 
 
El diablo portó y perdió la piedra de Puntukas
 
Cerca de Anykščiai se encuentra la piedra más visitada del país. Esta piedra, recibe el nombre de Puntukas. Se trata de la segunda piedra más grande de Lituania, con un peso de 265 toneladas. Los arqueólogos creen que esta roca gigante fue transportada aquí por los glaciares de las montañas escandinavas, los cuales se movían por esta zona hace entre 20.000 y 14.000 años. La leyenda dice que Puntukas se apareció no sólo por los glaciares, sino también por el diablo, que quería usarla para demoler la iglesia de Anykščiai. Sin embargo, el gallo cantó, el diablo perdió Puntukas y la piedra, tan grande como una casa, rodó por el bosque.
 
Hay otras leyendas que cuentan que un valiente comandante militar lituano, el héroe Puntukas, quiso secuestrar a una sacerdotisa que custodiaba el fuego sagrado y por ello fue quemado sobre esta piedra.
Sin embargo la piedra Puntukas conmemora no sólo leyendas, sino también a los verdaderos héroes de Lituania, Steponas Darius y Stasys Girėnas, que fueron los primeros en el mundo en cruzar el Océano Atlántico. La piedra está decorada con un bajorrelieve en su honor. 
Y estas son sólo algunas de las leyendas sobre Lituania y sus zonas turísticas. Durante la visita a Lituania, pregunte a su guía turístico o a los habitantes del país y le contarán las leyendas e historias más interesantes acerca de cada lugar de Lituania.
 
-2°