UN PAÍS DECORADO CON TORRES DE IGLESIA
 
Hay numerosas iglesias en nuestro país: torres rojas y blancas que sobresalen en pequeños pueblos y paisajes y también en grandes ciudades, atrayendo la atención de los transeúntes y haciendo las delicias en los corazones de sus propios residentes. Los domingos, la gente va a las parroquias a la espera de la Santa Misa. Mientras tanto, los viajeros, turistas y amantes del arte, no suelen ser atraídos por la masa, sino por la impresionante y majestuosa arquitectura repleta de interesante historia.
 
Los magníficos edificios reflejan la historia y el cambio de época
 
Las iglesias lituanas son un libro en vivo de la historia de Lituania. La historia de su construcción es la historia de la arquitectura, con obras de arte que datan de tiempos antiguos y que reflejan los cambios habidos en diferentes épocas contando, de esta forma, la historia de la gente que vivió en estas tierras. Las iglesias incluso a veces fueron construidas o se utilizaron como murallas defensivas y con frecuencia se vieron fuertemente afectadas devastaciones y las guerras.
Las primeras iglesias aparecieron en Lituania antes de la introducción del cristianismo y fueron construidas por comerciantes y artesanos de otros países que vivían aquí. Después del bautismo en 1387 el número de iglesias en Lituania comenzó a crecer notablemente. A mediados del siglo XX había en Lituania hasta 885 iglesias y capillas católicas.
 
Abundancia y diversidad de iglesias
 
Las casas de oración en Lituania son abundantes y muy diferentes entre ellas. Las más comunes y más visitadas son las iglesias más grandes y más impresionantes de Lituania, las cuales se encuentra en los centros urbanos. Pero no menos impresionantes son las iglesias pequeñas y alejadas de las grandes ciudades. Lituania tiene también muchas iglesias de arquitectura moderna. 
 
Las iglesias más famosas de Lituania
 
La primera iglesia en Lituania fue supuestamente construida por el Gran Duque Mindaugas en el siglo XIII. Fue la Catedral de Vilnius, que en su larga historia ha sido destruida y reconstruida varias veces. La iglesia de piedra más antigua, aun en pie, es San Nicolás, construida en los siglos XIV y XV. Se encuentra en Vilnius y los visitantes admiran sus elementos góticos y románicos.
La iglesia de Santa Ana es de una belleza impresionante y una obra maestra del gótico tardío.
La capilla milagrosa de la Puerta de la Aurora guarda el icono de la Santa Virgen María, Madre de la Misericordia en Vilnius. Cuenta con muchas características de finales del Renacimiento y es uno de los lugares sagrados de Lituania más visitados por los peregrinos.
La más impresionante y majestuosa obra arquitectónica del barroco, es la iglesia de San Pedro y Pablo en Vilnius.
La iglesia de madera más antigua de Lituania la encontramos en Palūšė, distrito de Ignalina. Este es un ejemplo de las formas simples, las proporciones armoniosas y del barroco popular en madera.
 
La iglesia forma parte del complejo defensivo de Trakai
 
Las iglesias fueron construidas en Lituania no sólo como lugares de culto, sino también como construcciones defensivas. La iglesia gótica de la Visitación de la Santísima Virgen María, formaba parte del complejo defensivo de Trakai. Construida en las tierras altas, el templo custodia el acceso a la zona del castillo situado en la península, que fue el centro espiritual de la ciudad y es comparado en tamaño e importancia al castillo de la isla de Trakai. No sólo la magnitud de la iglesia, sino también su historia es única - nunca ha sido cerrada-. En la actualidad, la iglesia de Trakai es un monumento único de la fe religiosa y la cultura histórica de Lituania, que conserva la historia de la Iglesia y la herencia artística de seis siglos atrás. 
 
Centro de peregrinaje en Šiluva
 
Šiluva es una ciudad en el distrito de Raseiniai, es uno de los centros de peregrinación más importantes de Lituania con casi 500 años de tradición en la celebración del nacimiento de la Santísima Virgen María. La ciudad recibe numerosas visitas y fue muy apreciada y promovida por la peregrinación de Juan Pablo II. Viajando por el camino de los peregrinos, éstos podrán disfrutar del aire con olor a pino fresco, las hermosas colinas, las vistas panorámicas de la ciudad y los rezos en voz baja.
 
 
-2°