LA DUNA DE PARDINIS ES  UN LUGAR QUE DEBE VER
 
Uno de los lugares más increíbles de Lituania, la duna de Parnidis, fue incluido en el libro de Patricia Schultz 1000 Lugares Para Ver Antes de Morir. Es, sin duda, el lugar más impresionante y único: en la Duna de Pardinis, se puede ver el recorrido del Sol; desde que se alza sobre las aguas en la mañana, hasta que se hunde de nuevo en ella al anochecer.
 
La duna que todo lo ve 
 
La duna de arena de Parnidis es desviada por fuertes vientos y se eleva hasta 52 metros sobre el nivel del mar. Desde la plataforma de observación situada en la cima de la duna, podrá disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad de Nida y su entorno: durante más de 130 años, el viejo faro muestra el camino a casa a los pescadores que vienen del mar y la laguna. El lugar más amplio del istmo de Curlandia es el cabo de Bulvikis, donde se pueden vislumbrar las siluetas de las casas de Nida adornadas con azulejos rojos y con la Laguna de Curlandia murmurando cerca. Cuando hace buen tiempo, desde la Duna de Parnidis se puede ver la península del cabo Vente al otro lado de la laguna; mientras que cuando se instala la niebla más espesa, todas las imágenes desaparecen detrás de su sigilosa pantalla.
Los orígenes del nombre
 
Hay una interesante interpretación del nombre de la duna de Parnidis. Los residentes locales creen que el nombre proviene de una frase que significa "pasar a través de Nida", ya que esta duna por efecto del viento, en varias ocasiones ha pasado por el pueblo de Nida.
En efecto, las dunas móviles son muy sensibles a las visitas públicas. Los científicos estiman que cada persona que asciende o desciende por las empinadas laderas de las dunas mueve varias toneladas de arena, por lo que a los excursionistas sólo se les permite subir por senderos designados.
 
Un lugar ideal para el reloj de sol
 
Nadie cuenta el tiempo mientras camina por las dunas del Istmo de Curlandia disfrutando de la tranquilidad. Sin embargo, si el tiempo es importante para usted, hay un reloj de sol realizado en granito, construido en la duna Parnidis que muestra con precisión el tiempo.
El reloj de sol es un pilar de 13,8 m de alto de piedra y pesa 36 toneladas. Justo al lado, hay pequeños pasos cubiertos con losas de granito, esculpidos con hora y muescas de media hora, así como un escalón para cada mes, y cuatro ranuras adicionales para los solsticios y equinoccios. La apariencia del reloj de sol fue dictada por la naturaleza - aquí no verá ninguna imaginación artística - y al echar un vistazo de cerca se dará cuenta de que la geometría recuerda a las capas de arena creadas por el viento en las antiguas dunas.
Desde el punto de vista astronómico la Duna de Parnidis es un lugar ideal y único para el reloj de sol en Lituania.