GRAN VARIEDAD DE DIABLOS
 
No encontrarás mayor número de demonios que en Museo del Diablo de Kaunas; se trata de un museo muy original y el único de este tipo en el mundo. Cuenta con cientos de divertidos, inteligentes,  interesantes y por supuesto, terroríficos y malignos demonios. Historias increíbles, leyendas y cuentos tradicionales sobre estas criaturas infernales, se ciernen sobre el museo y sus alrededores.
 
Museo del Diablo en la lista de los museos más peculiares del mundo
 
El Museo del Diablo está incluido en la lista de los museos más peculiares del mundo. Con tres pisos y cerca de mil criaturas venidas de todos los rincones del globo, con diferentes formas, tamaños y colores y también realizadas en diferentes materiales. Cada demonio es único a su manera: sonrisas maliciosas o amenazantes, miradas a escondidas desde las oscuras esquinas y diablo que solo se diferencian de los humanos si llegamos a discernir sus cuernos. Todos parecen felices por haber escapado del infierno y por haber establecido su residencia en Kaunas.
 
El primer piso del museo exhibe los demonios lituanos
 
En el primer piso del museo encontramos los demonios locales. Aquí podremos asistir a las luchas entre humanos y estas criaturas que tan a menudo resultan terribles y terroríficas. La mayor parte de las piezas aquí expuestas son auténticas obras de arte: pinturas sobre seda o lienzo, tallas en madera, cerámicas o tallas en piedra. Además, se nos muestran no solo como la típica criatura con cuernos que encontramos en el imaginario popular, sino que encontramos también originales interpretaciones de estas malvadas criaturas. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los diablos de este museo, forman parte de utensilios del hogar y de la vida diaria: te miran con jocosidad desde bandejas, vasijas, saleros, pimenteros, platos, o abrazaderas de tuberías. Uno de los demonios más famosos y de parada obligada es un pequeño diablo dorado solo visible a través de una lente de aumento. El primer piso está protegido por un atractivo demonio bíblico. Se cuenta que una vez fue un ángel guardián, pero fue expulsado del cielo por sentir envidia de Dios. Otras criaturas que habitan en el museo tienen también sus propias e inesperadas historias.
 
La segunda planta es el lugar de las herramientas de los demonios y brujas
 
Los visitantes son bienvenidos al segundo piso por un gigantesco demonio realizado en madera que fue donado al museo por ciudadanos que se enfrentaron a numerosos desastres. Creían que sus desgracias estaban directamente provocadas por este demonio, por lo que no querían seguir conviviendo con él. Este segundo piso está dedicado a las rarezas, de cualquier tipo. Aquí encontramos en exposición armas, piedras con la imagen del diablo y otros objetos curiosos que ha ido aportando la gente. Una de las piezas más peculiares, es un tronco que parece un demonio. Viéndolo es difícil creer que se trate de algo realizado por la naturaleza y no por el ser humano. También podremos ver en este piso a las viejas amigas de los demonios: las brujas.
En el tercer piso del museo podremos conocer diferentes demonios extranjeros. Es difícil contar el número total de estos seres, son innumerables. Además, su número crece continuamente gracias a las aportaciones de los visitantes foráneos,  quienes, en ocasiones, traen demonios de sus países para que sean adoptados por el museo
 
Las brujas y los demonios de fiesta en la montaña de Juodkrantė
 
Sin embargo todas las criaturas del infierno, no caben en un museo, encontramos a muchas de ellas en la Colina de las Brujas en Juokrantė. El nombre de esta colina no tiene por qué sorprendernos, ya que es lugar de reunión de brujas, diablos, hasta Lucifer asomando desde las mazmorras y dragones de varias cabezas, pueden verse en esta colina. Todos ellos llegados aquí desde antiguas leyendas y cuentos de hadas, tallados en madera por artistas lituanos, asustando a los paseantes con su apariencia.