UNO DE LOS MUSEOS MAS EXTRAÑOS EN EL MUNDO
 
Cerca de uno de los más bellos centros turísticos de Lituania, Druskininkai – se encuentra el parque de Grūtas, reconocido como uno de los diez museos más extraños del mundo.
 
Ideología soviética al desnudo
 
Cuando Lituania recuperó su independencia entre 1989 y 1991, muchos monumentos de ideología soviética fueron desmantelados y quedaron abandonaron en almacenes y patios. Hubo diversas opiniones y sugerencias acerca de su destino. Finalmente, se decidió abrir el Parque de Grūtas para exhibir estos monumentos. La exposición revela el contenido negativo de la ideología soviética, su impacto en el sistema de valores permitiendo a lituanos, visitantes y a las generaciones futuras, observar la ideología soviética al desnudo, la cual reprimió e hirió el espíritu de nuestra nación durante muchas décadas.
El parque cuenta con más de 100 pomposas esculturas de los dirigentes políticos soviéticos. Revelan el cómico e hiperbólico culto político soviético. A su llegada al Parque de Grūtas, podrá visitar  también la galería de arte, los museos, las exposiciones, las cuales muestran el astutamente diseñado aparato propagandístico soviético que dañaba la sociedad moderna desde el nacimiento hasta la muerte.
Las 20 hectáreas de terreno de este parque son reminiscencia de las severas condiciones de Siberia, con sus torres de vigilancia, fragmentos de los campos de concentración y otros elementos soviéticos abundantes por toda la zona.
Festival de Grūtas  y restaurantes
 
El Parque de Grūtas organiza un evento anual, una celebración "soviética", en la que podrá ver una obra de teatro de carácter cómico acerca de la vida en la época soviética. Ese día, los agentes soviéticos llevan prendas ceremoniales oficiales, antiguos líderes políticos resucitan de entre los muertos y aparecen en situaciones cómicas para hacer reír a la audiencia.
El Parque Grūtas, cuenta también con un restaurante en el que podrá degustar una típica comida soviética. Los platos más populares son los platos de setas. Los menús especiales y el entorno totalmente soviético, atraen a la gente ya que resultan muy exóticos para los visitantes. Sin embargo, hay quienes sienten nostalgia, y recuerdan sus días de infancia con una leve sonrisa.
 
Base de misiles
 
Situado en el otro lado de Lituania, cerca de Plunge, hay un Museo de la Guerra Fría, que le invita a conocer la historia de Lituania, y llegar a un encuentro cercano con las experiencias pasadas. Hace medio siglo había una base de misiles subterráneos con cabezas termonucleares. Ahora, la participación de la URSS en la Guerra Fría sólo es recordada por el museo.
Las lanzaderas de cohetes y los pozos cubiertos con cúpulas sobre el suelo, están siendo renovados. Definitivamente temblará mientras camina por aquí, y el ambiente bélico se verá reforzado por maniquíes, prototipos de personas vivas, que una vez sirvieron en el ejército soviético.
 
19°