CARACTER IDILICO DEL ISTMO DE CURLANDIA
 
Probablemente son las dunas de arena ondulada más grandes de Europa con el rugido del mar Báltico en el oeste, la laguna de Curlandia da la bienvenida al sol cada mañana y otras maravillas de la naturaleza en el Parque Nacional del istmo de Curlandia, forman un extraordinario e idílico paisaje increíble para todo aquel que lo visita.
 
El istmo de Curlandia: un diálogo entre la naturaleza y el ser humano.
 
El istmo de Curlandia es conocido como la perla del Mar Báltico. Se trata de un largo tramo de dunas de arena moldeadas por el viento, rodeadas por ambos lados por la laguna de Curlandia y el Mar Báltico. Sólo tiene que venir una vez a este especial emplazamiento para comprobar por sí mismo su indescriptible belleza. El istmo de Curlandia es un ejemplo único de estilo de vida tradicional y equilibrio entre los recursos agrícolas y marinos. La franja de arena, con una longitud de 98 kilómetros, bañada por el Mar Báltico en el oeste y por las aguas de la laguna de Curlandia en el este, es un maravilloso trabajo en conjunto entre la naturaleza y los esfuerzos humanos.
El paisaje actual del istmo de Curlandia fue realizado por los residentes de la zona en su lucha contra el inexorable viento, al intentar dominar la arena que era arrastrada por éste. Debido a esta unión única entre el hombre y la naturaleza en la configuración del paisaje, el istmo de Curlandia fue declarado parque nacional y fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
 
La Historia de las Grandes Dunas de Europa
 
Según la leyenda, el istmo de Curlandia fue vertido por una mujer gigante llamada Neringa, que jugaba en la playa. Algunas personas creen que Neringa es una versión femenina del héroe griego Heracles. Los historiadores afirman que el istmo de Curlandia se formó hace 5000 años, siendo, más de un milenio atrás, un centro pagano activo. En el siglo XVIII, las dunas de arena enterraron muchos de los asentamientos y aldeas de pescadores, ya que no había suficiente madera para la instalación de refuerzos en las dunas en aquel momento. Por esta razón, el gobierno prusiano lanzó una reforestación masiva del istmo de Curlandia en el inicio del siglo XIX. Hoy en día, la mayoría de sus zonas son de color verde, con bosques de pinos que protegen esta maravillosa formación natural.
Después del colapso de la Unión Soviética comenzó un turismo floreciente en el istmo de Curlandia, atrayendo a numerosos visitantes cada año, que agradecen el silencio y la limpieza, con el suave oleaje del mar Báltico conformando un entorno muy relajante gracias las dunas más altas de Europa, las cuales cuentan con una altura media de 35 metros, teniendo la duna más alta más de 60 m de altura.
 
 
Entretenimiento en el Istmo de Curlandia
Curlandia ofrece abundantes atracciones y actividades. Cuenta con el Museo del Mar de Lituania, el Acuario y Delfinario con leones marinos y focas. Los acuarios son ricos en criaturas marinas, tanto fauna como flora acuática, que deleitan a todos los visitantes y les lleva a las profundidades del mundo submarino.
También aquí se encuentra una montaña de brujas (Raganų Kalnas), descrita en muchas regiones, en la actualidad aquí se expone una colección de arte tradicional, compuesta por esculturas realizadas en madera de brujas, demonios y otras criaturas místicas. La exposición le dejará sin respiración.
Smiltyne Juodkrante, Pervalka Preila y Nida – las encantadoras villas situadas en el Istmo de Curlandia, cuentan con numerosas e interesantes opciones para la práctica de deportes, por lo que se recomienda la visita a estos emplazamientos a todos los aficionados a la pesca, la natación y el ciclismo.
 
 
15°