VILNIUS, UNA CIUDAD DE ÁNGELES
 
Mientras pasea por las calles de Vilnius es muy probable que se encuentre un ángel blanco como la nieve, o tal vez unos cuantos. Vilnius es una ciudad de sonrientes ángeles. Durante varios años estos pequeños ángeles situados en insólitos lugares, son una delicia para los ojos de los transeúntes. Los ángeles entregan un mensaje especial y protegen a los residentes y visitantes de Vilnius contra diferentes problemas y desastres.
 
Los ángeles que viajan alrededor de la ciudad traen alegría a la gente
 
Pueden verse ángeles en varios sitios de la ciudad, los cuales provocan una gran cantidad de emociones positivas. Cada uno de ellos es único, irradiando un estado de ánimo diferente y tiene su propia historia. Por todo ello, no es de extrañar que se necesite un mes para traer uno de estos ángeles a la vida. El escultor Vaidotas Ramoška crea cada uno de ellos con mucha dedicación y amor.
Los pequeños ángeles son hermosos y ligeros, por lo que la gente los puede llevar a un lugar diferente dependiendo de donde su ayuda sea más necesaria en ese momento. Muchos de los ángeles han estado viajando extensivamente por la ciudad. Si pudieran hablar, podrían decir mucho acerca de Vilnius y ssu gentes. Por otro lado, los habitantes de Vilnius también pueden contar un montón de historias insólitas acerca de los ángeles; incluso una vez, su autor tuvo que ir a la policía para reconocer a un ángel herido.
 
Si es observador, se encontrará con ellos
 
Aunque los ángeles viajan por todas las zonas de la ciudad, la mayor parte de ellos se encuentran en el casco antiguo de Vilnius. Se sientan cómodamente en las plazas del Ayuntamiento, de la Catedral y de Kudirka, junto al Ministerio Fluxus o en alguno de los numerosos patios de la Universidad de Vilnius. En ocasiones los ángeles viajan a las zonas de apartamentos de Vilnius para guardar y llevar alegría a los residentes de las casas unifamiliares y edificios de apartamentos.
También hay ángeles emigrantes que partieron a vivir al extranjero. Sucedió cuando Vilnius se preparaba para convertirse en la Capital Europea de la Cultura, cuando en Lituania se conmemoró el aniversario milenario de su nombre en 2009. Símbolos de la bondad, estos ángeles, decoraron entonces unos 20 edificios y áreas públicas. Todos ellos protegen, guardan y, por supuesto, traen alegría a la gente. 
 
¡Tenga un feliz vuelo! 
 
Para aquellos que vienen a Lituania en avión hay un ángel que es especial. Es uno que encontramos sentado en el aeropuerto internacional de Vilnius, se despide de todos con calma, tranquilidad y una sonrisa, deseándoles que tengan un buen viaje. Este hermoso y gracioso ángel se encuentra en la zona de salidas del aeropuerto y se le conoce como el guardián del aeropuerto. Se cree que si se acaricia este ángel el viajero tendrá un feliz aterrizaje, y éxito en la vida.