SOLO EN KERNAVE, CINCO MONTES UNO CERCA DEL OTRO
 
Kernavė es la primera capital de Lituania, está encuadrada en un pequeño pedazo de tierra y es mundialmente famosa gracias a cinco montículos situados uno junto al otro. Si todas las montañas, los ríos, las rocas del camino y los árboles, comenzaran a hablar, seguramente nos contarían una gran cantidad de secretos y misterios de nuestra historia. Nunca encontrará una visión tan singular en ningún otro lugar en toda la región del Báltico. Kernavė es un agradable lugar para aquellos que buscan lugares románticos, para los que vienen aquí para dar la bienvenida al sol, escuchar canciones o en busca de los lugares más bellos del mundo, así como para los arqueólogos que vienen hasta aquí a buscar restos de antiguos asentamientos, ciudades medievales y cementerios de ancestros Lituanos. Le invitamos a visitar este área incluida en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
 
Historia de la Troya lituana
 
Se conoce un asentamiento que ya se encontraba en Kernavė ya entre los Siglos IX y VII antes de Cristo. En el siglo XIII, la ciudad ya era uno de los centros económicos, políticos y defensivos más importantes de la emergente Lituania, siendo en este momento cuando comienza el estado lituano.
Este pueblo estuvo aquí hasta finales del siglo XIV sindo posteriormente incendiado por los cruzados, por tanto ahora Kernavė es conocido como la Troya lituana. Después del incendio la ciudad y los palacios de madera nunca fueron reconstruidos. En el lugar del antiguo asentamiento se mantuvieron intactos algunos emplazamientos culturales que muestran cómo era la vida cotidiana de la ciudad y las costumbres de su población. Usted puede familiarizarse con ellas en el Museo de Historia y Arqueología de Kernavė.
Debido al alto valor cultural e histórico del emplazamiento de la antigua ciudad de Kernavė, éste ha sido incluido en la Reserva Cultural Estatal de Kernavė. 
 
Montículos de Kernavė
 
Kernavė tiene cinco majestuosos montículos que se formaron en la época glacial con alguna adición de trabajo humano más tarde. Además, existe una gran variedad de leyendas e historias acerca de ellos.
Cada una de las cinco colinas cuenta con su propio nombre, así como con la historia de su nacimiento. La colina de Lizdeika lleva el nombre del jefe mago Lizdeika quien, junto con varias sacerdotisas, protegía el fuego sagrado del altar de la colina, lugar donde se decían los sermones y se interpretaban los sueños de la gente.
La más bella sacerdotisa de Lizdeika era Pajauta. El valle de Pajauta se extiende detrás de los montículos y recibe el nombre en su honor. Si desea aprender las historias y los nombres de los otros montículos, visite Kernavė.
 
 
Valiosas obras de arte en la iglesia de Kernavė 
 
Además de los montículos, Kernavė está muy orgullosa de su iglesia neo-gótica dedicada a la Virgen María Escapularia. Sus muros están decorados con numerosas pinturas de gran valor, esculturas, además de la antigua campana de la iglesia. También hay una pequeña capilla de madera, que ahora alberga el museo de reliquias eclesiásticas. Frente a la iglesia se encuentra una majestuosa escultura de granito de Moisés. 
 
Día de la arqueología en Kernavė 
 
Una vez al año Kernavė se convierte en una ciudad medieval y atrae a miles de visitantes tanto de Lituania, como de otros países. Si se encuentra con esta multitud en Kernavė, sabrá que está en las espectaculares Jornadas de Arqueología en vivo de Kernavė. Estos días son una gran lección de historia para la generación más joven y también para los mayores. Los barbudos residentes de la actigua capital de Lituania, vestidos con antiguos ropajes y pieles de animales, nos cuentan como se vivía en la edad de piedra o en la de broce, qué hacían, y qué comían y vestían. Usted puede navegar a través de la historia durante el festival y ver el uso o creación de diversas herramientas como pedernales, huesos, herramientas de hierro; también puede intentar disparar un arco o hacer fuego como se hacía antiguamente y también probar el sabor de la comida antigua.
Durante el día de fiesta, la plaza de la ciudad se llena de caballeros luchando, músicos que merodean por el lugar, comerciantes llegados del extranjero, así como vagabundos y delincuentes que son juzgados en los tribunales de la Edad Media, seguido de oraciones recitadas por los verdugos. 
Todo esto es difícil de describir con palabras, tiene que verlo con sus propios ojos. Así que sean muy bienvenidos a la ciudad de los montículos, las fiestas, la paz y el bullicio, Kernavė.
 
-3°