LITUANIA BAJO TUS PIES
Tal vez el sueño de todos es mirar la tierra a vista de pájaro. Su apariencia desde la tierra y desde el cielo son dos experiencias diferentes. El vuelo en globo aerostático es una gran oportunidad para admirar las ciudades, los tejados, los lagos y las curvas de los ríos desde arriba. Incluso los aeronautas experimentados reconocen que cada vuelo es emocionante y único. Quien alguna vez se ha elevado del suelo con un globo de aerostático, no olvida esas impresiones en toda la vida.
 
Un vuelo sobre las ciudades lituanas
 
Cuando el tiempo es bueno y claro, se pueden ver hasta varias decenas de globos aerostáticos de colores sobre las principales ciudades de Lituania. Vilnius es una de las pocas capitales europeas en donde se permite a los globos aerostáticos volar, así que no pierdas la oportunidad de ver por ti mismo cómo es el casco antiguo de Vilnius, el cual está incluido en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
Por supuesto, puede realizar vuelos en globos en otras zonas de Lituania, donde no hay el bullicio de la ciudad bajo sus pies, o no hay edificaciones visibles. El amplio paisaje de Lituania se abre desde la altura: pueblos, castillos y casas señoriales, el serpenteante río, las lomas escarpadas y el verdor de los bosques y pastizales se extienden como una alfombra bajo sus pies.
Los pilotos de los globos son además, muy buenos narradores. Durante el vuelo le contarán muchas e interesantes historias y aprenderá numerosas cosas acerca de todo lo que vaya viendo.
 
Globos aerostáticos para los amantes de diversas sensaciones
 
Los amantes de la aventura y las sensaciones pueden elevarse en el globo hasta una altura de 7 km sobre el suelo. Si logra subir tan alto, entenderá cómo se sienten los escaladores cuando llegan a las cimas de las montañas más altas. Los que tienen una licencia de paracaidista pueden intentar una actividad extrema: saltar desde un globo aerostático. Los más valientes, los que no tienen miedo de los duros vientos del mar, se les recomienda realizar un vuelo sobre la laguna de Curlandia. Según los aficionados al globo, las extensiones del Mar Báltico, la arena y la laguna del Istmo de Curlandia gustan a todos con su perfecta belleza.
Los espíritus más románticos pueden disfrutar de un vuelo en la noche, o despegar una hora antes del amanecer, pudiéndo ver los primeros rayos de sol y la tierra despertando desde el cielo.
El fin del vuelo es festivo y divertido. Los que están volando por primera vez, son bautizados según la vieja tradición del globo, se les conceden títulos honoríficos y nombres de bautismo, junto con los primeros certificados de vuelo.
El vuelo en globo aerostático es una atracción muy divertida y romántica.
 
-2°